sábado, diciembre 17, 2005

de vuelta al sueño

está un poco largo... agarren aire... ihhh!!!! (agarrando aire)... jajajajajajajaja, no.. ya lo solte con esa risa... una vez mas... ihhhh....ihhhhhhhh...iiiiiiiiihhhhhhhhhhhhh!!!!!
...Pasaron los días, y por más que lo intentaba, no podía volver a aquél enorme cuarto de la luz blanca... ¿cómo hacerlo? Había acaso alguna fórmula para que cada quien soñara lo que desea en el momento que quiere?... me gustaria saberlo...
En fin, poco a poco el recuerdo de aquél sueño bizarro se borraba de mi mente... la gran caída que parecía no tener fin, las cortinas tan blancas como la nieve, que poco a poco, y conforme caminaba, se teñían de azul, esa puerta que no pude abrir y la vela que sobre ella se consumía muy lentamente... ¿o sería acaso que no se consumía?
Hace unos días, sin pensarlo ni planearlo, regresé... esta vez apenas toqué la cama y me quedé dormida... y volví a caer, lentamente, de la misma forma que aquella vez, pero con la diferencia que en esta ocasión sabía lo que encontraría mas abajo... bueno... mas o menos
Seguí en mi descenso y volví a ver la luz debajo de mí, una luz que se extendía conforme me acercaba a ella... Apenas llegué al piso y comencé a caminar, volví a donde las sábanas se tenían de azul y nuevamente ví aquella puerta que no podía abrirse... pero era algo extraño, detrás de esa puerta no había un muro, no había nada... como cuando te asomas detrás de un espejo y descubres que es sólo eso... de ese lado de la puerta tampoco había cerradura, asý que seguí caminando, y conforme avanzaba el azul se teñía más oscuro, pero no tanto como para llegar a negro...
No creo haber caminado mucho cuando alcancé a ver otra puerta... era muy blanca y contrastaba claramente con el tono oscuro del lugar. Me acerqué a ella y descubrí que sí tenía cerradura... con manijita y toda la cosa, jajajajaja... en fin... estaba cerrada con llave... DAMN!... me pregunté si podría entrar algún dia en una de esas puertas... pero seguí caminando... las sabanas ya no eran ni blancas ni azules, eran negras...
caminé un poco y no me sorprendió ver una puerta mas... esta vez era gris... extraño, no?... en fin, una vez más, la puerta no tenía cerradura...
Me dí la vuelta, un tanto desilucionada, para ser sincera, y cuando empezaba a caminar escuché un ruido detrás de mí, me di la vuelta y pude ver que la puerta se abría. De ella salió un muchacho, con paso lento pero seguro se acercó a mi y sin decir nada me entregó una pequeña llave blanca con la punta azul... luego se dió la media vuelta y entró en la puerta... luego se cerró... yo me quedé como paralizada... de esas veces que uno trata de moverse pero no puede... en fin, miré la llave unos instantes y decidí regresar a la puerta blanca... empecé a caminar, casi correr y la luz volvió a hacerse muy muy fuerte... oh oh... que mal... de nuevo el despertardor
...continuará????
ahhhh.... ya pueden exhalar y volver a respirar... se me olvidaba, jajajajaja

2 comentarios:

Cecy A de Rico dijo...

Chely, me da miedo, en ese lugar que me imagino me siento muy sola, quiero gente, tele, comida, niños,
etc.

ivonne (vakita) dijo...

mmm... osea... digo... que desesperación contigo!!!!! aváncele jijijiji.

.

La música es pasión, es vida