domingo, junio 28, 2009

Pesimismo... Cuestión de actitud

Hace varias semanas ví en la televisión un spot publicitario de cierto conocido partido político que me llamó mucho la atención.

No es que me importe, de hecho nisiquiera creo concederle mi voto (con mis disculpas a Lety), pero hubo algo que me puso a pensar.

¿Por qué nos quejamos de todo?

Y no únicamente en la política; en la escuela, en el trabajo, en la familia, en la sociedad.

Al levantarnos nos quejamos: que si hace mucho sol provoca calor, que si esta nublado nos parece triste, luego llegamos a trabajar y nos enojamos por que no nos dejaron salir temprano, por que el material no nos gusta, el proyecto está muy mal "¿A quién se le ocurrió?"

La escuela no es la excepción; si el maestro es flojo no te enseña nada, pero si es exigente te quita el tiempo de otras cosas, si te piden salir de viaje tienes que dejar a tu familia, pero si no te estan obligando a pasar todo el día en la oficina.

Y la lista podría seguir y seguir pero en este momento vale la pena detenerse y preguntarse a uno mismo ¿No estoy cansado de quejarme?

Podríamos justificarnos un poco, la vida nos vende la inconformidad, se nos enseña día con día que nuestros tiempos son malos, que nuestro país es el peor, que el nivel de vida es bajo, que la educación es mala, que la comida es mala, que la vida es mala!

Y ¿Qué estamos haciendo para cambiarlo?

Probablemente me responderán que no les concierne hacerlo y, ciertamente!, una sola persona no puede dedicarse al mismo tiempo a la política, comunicación, pedagogía, etc. Ni mucho menos hacerlo con la calidad que exige de los demás.

Si te quejas de tu trabajo, lo haces a medias o de mala gana, simplemente para "pasar el día". Das de tí únicamente lo que se te pide (si bien te va) no te esfuerzas por dar ese extra
Te quejas de la mala calidad de tus maestros pero no asistes a clase
Te molestas por lo lento que avanzan las materias pero no llevas la tarea
Protestas por la mala calidad de los espectáculos locales pero no te molestas en asistir a ninguna presentación, ni se diga comprar artículos originales "¿Para qué? sale más barato copiarlos"

Si en una relación es necesario que las dos partes aporten en cantidades equitativas, ¿Qué nos hace pensar que en nuestra vida diaria las cosas van a ser diferentes?

Tómate la libertad de dar un poco más, de esforzarte, hacer bien tu trabajo sin importar el área, y después no tendrás ni que pedir, que las cosas buenas llegarán automáticamente.

Deja de preocuparte y ocúpate

1 comentario:

Alma Rosa dijo...

Quejarnos, estar en contra, criticar, reprochar, denostar, como quieras llamarle es algo que todos traemos por defecto genetico en fin, el asunto como bien comentas es ser responsable con esas quejas, es darle prioridad a la queja y actuar en consecuencia, porque lo que es cierto es que de nada valdrá ese reproche si uno no actua para revertir la situación.... queremos que la vida se nos facilite sin aportar un gramo de accion personal... asi que más tra tra tra y menos bla bla bla.

.

La música es pasión, es vida