miércoles, noviembre 04, 2009

Corazón de niño


Este post lleva varias semanas en mi cabeza, moldeándose, tomando forma...

Lo dedico a tres personas que estimo:

A Yole, mi compañera de atril favorita... con quien conocí un mundo distinto, con otros colores, con otro idioma, con más música, con distancia... con soledad... un lugar que nos hizo más conscientes, más grandes... más amigas!

A Samo, doctor corazón... fábrica de consejos, de pensamientos y de alegrías. Amigo, colega y consejero... portador de arte, en sus letras, en sus manos, en su música.

A Pam, hermana por decisión... pequeña cajita de recuerdos, de vivencias, de momentos únicos... personita luchadora, poseedora de un gran corazón, de un alma generosa y de una fuerza de voluntad tan increíble que aveces pasa desapercibida.

A ellos tres... con cariño!

El día de ayer ví una película francesa: Amelie... una comedia romántica que narra la vida de una joven soñadora, idealista y alegre, pero solitaria.

La vida de Amelie cambia cuando, en su departamento, encuentra una cajita de aluminio, como esas de las galletas, llena de fotos y recuerdos de otra persona... ese día, un 31 de agosto (justo como mi cumpleaños) Amelie decide salvar al mundo... Y no es un cambio radical, es algo interior... ella encuentra, de una manera muy original, la forma de ayudar a otros, de hacerlos felices, de llevarles alegrías, a través de cosas pequeñas que habían olvidado o que habían decidido no ver... Y es que aveces es tan difícil concentrarse en las cosas buenas de la vida...

Toda persona pasa por momentos en que necesita aferrarse a sus sueños, concretar sus metas, hacer realidad sus planes, reencontrarse a sí mismo, rehacer la identidad, poner los pies sobre la tierra y comenzar a caminar... avanzar de nuevo.

Día a día nos encontramos con obstáculos que minan nuestro desarrollo, aveces los ponen los demás, pero con frecuencia lo hacemos nosotros mismos y nisiquiera nos damos cuenta de ello. Nos gusta pensar e imaginar, pero al hacer un plan comenzamos a ponerle "peros" y ver las desventajas, a considerar lo posible, a pensarlo imposible... y entonces lo desechamos.

Llegamos al punto de llenar el bote de basura con nuestros sueños de niñez, nuestros planes de juventud, nuestras metas de vida, contentándonos con lo que hay, con lo que llega solo, con lo fácilmente alcanzable... y extrañamente siempre nos falta algo...

Y es que la voz del corazón, nuestro niño interior, que antes gritaba aventuras que parecían una locura, que convertía un juego en una odisea, una mirada furtiva en un romance de película, una pila de arena en una presa desbordante, ahora se conforma con susurrar ideas, temeroso de ser reprimido por malos recuerdos, tristezas y desventuras...

Y llenamos el alma de frustraciones, de decepciones... piedra tras piedra llenamos nuestra bolsita de la vida, hasta que no dejamos lugar para cosas nuevas.

... y como pesa!

Es necesario tener corazón de niño... de esos que se caen y se levantan, que se raspan pero lo olvidan, que pasan del llanto a la risa en menos de un minuto...

A ellos les basta un juego nuevo, un beso de mamá, una paleta del doctor, un nuevo amigo... con eso tienen para ser felices...

Hay que tener corazón de niño, volver a jugar, a reír... volver a creer, volver a planear y, aprovechando las enseñanzas de la vida, concretar nuestros planes, realizar nuestros sueños... seguir, siempre seguir, con la mirada en alto y con la certeza de que luchando todo se puede.

Creo que había posteado algo similar... pero aveces es bueno recordar
y si, soy cursi... y que! XD

Y ahora si... a pintar la vida de colores! (y las paredes también XD)

Este post fue inspirado en la obra "corazón de niño" del poeta visual Antonio Gómez, como parte de un taller literario -es la imagen que aparece en la cabecera-
(la idea original era hacer un cuento, pero una reflexión es lo que necesitaba)

Se preguntarán que tenía que ver Amelie en este post... Les diré que simplemente me animó a escribir lo que tenía varios días rondando en mi cabeza.

4 comentarios:

Ireth Númenessë dijo...

=)
y no se reprimen, y le gritan al mundo sus anhelos!!!

xD

Blue dijo...

ay amiga, me llegaste al alma, casi me haces llorraaaaaar!!! y gracias por la cosas lindas que dijiste de mi :)

me encanto tu escritooo!! =D hace mucho yo pensaba en eso, pero nunca lo plantee como para escribirlo y derepente simplemente lo olvide :S

"Es necesario tener corazon de niño... de esos que se caen y se levantan, que se raspan pero lo lvidan, que pasan del llanto a la risa en menos de un minuto..." eso me encantoo!! tan simple pero tan profundo a la vees!!!

y eso de pintar la vida de colores me da gusto que lo digas, yo tengo ya un tiempo que "regrese ":P de donde hace ya algunos años me habia perdido y no te imaginas lo bien que me siento :)

pintemos la vida de colores juntas amiga!!!

recuperemos ese corazon de niño que yo se que anda por ahi todaviaaa!! que los chamacos no se rinden asi por que sii!! :)

y sobre todo, recuperemos esa fortaleza al grado de que un "curita milagroso" sea suficiente para sanar la herida :)

mil gracias por todo nena, sobra decirte que te kiero muchisimo!!!

Vir dijo...

que lindo post!

muy tierno, como vos...

beso

yola8903 dijo...

ya te escribi en el facebook pero regreso a escribir aki.

ME ENCANTO!!!!

Y KE SI NOS HIZO CRECER ESE VIAJE VDD??? VAMOS POR MAS MI CLAU, A CONQUISTAR EL MUNDO DE LA MUSICA Y DE NUESTROS SUEÑOS!!!

TE KIERO BESOS

.

La música es pasión, es vida