miércoles, enero 25, 2006

Un día especial

Hoy fue un día realmente lindo, con un "no se que" que le dió un toque especial...
Llegué tarde a solfeo (como de costumbre cuando no es lunes o miércoles, que tengo una clase antes), pero la maestra llegó mas tarde (jajaja) así que no hubo mucho problema... todo tranquilo hasta aqui...
Más tarde recibí una llamada muy preocupante de mi mejor amiga, diciéndome que algo muy malo había pasado así que, despues de recoger a mamá del trabajo, fui a su casa...
Llegué y estuvimos platicando por horas, ella se animó y, sin saberlo, me animó mucho el día... de esas veces en que tienes una plática muy amena y enriquecedora... y me di cuenta que uno nunca debe olvidar la grandeza que hay dentro de las personas, dentro de aquellos que llamamos amigos y que verdaderamente lo son... lo importante de caminar juntos, hombro a hombro apoyándonos en los momentos difíciles... la gloria de Dios en quien se acerca para compartir su vida contigo...
Tanto hablamos, reimos, lloramos (bueno no, no lloramos), compartimos que, sin darme cuenta faltaba un cuarto para las siete (hora en que se suponía yo debía estar en el conservatorio, sentada en mi lugarcito, para ensayar el Requiem con Jacob Chi, director de la filarmónica)... así que volé...
Iba hecha la cochinilla por el canal (del verbo "te va a parar el tránsito") jajajaja, no es cierto, no iba tan rapido, pero tampoco iba admirando el "bello" paisaje que me rodeaba...
En fin, el caso es que iba moderadamente rápido (ajá) por el canal, revisando el reloj, pensando que iba a llegar justo a las siete en punto a la escuela... mas en lo que estacionaba el carro y me bajaba... damn, a las 7:05 (eso puede ser realmente malo)... cuando me di cuenta que la maestra de coro iba en el carro que estaba a la izquierda del mío y llevaba con ella al director... respiré hondo y me dije a mi misma "no vas tan tarde"... pero había un problema... tenía cierta llamada de la naturaleza que no podría esperar por mucho tiempo (sobre todo con el esfuerzo que hace uno al cantar, jajaja) así que debía llegar antes que la maestra para alcanzar a cubrir esa necesidad (jajajaja) y entrar al salón sin ser vista :P...
Total, esa ya es otra historia... pero si les interesa saber, llegué justo en el momento apropiado...
En fin, cantamos el requiem con algunos pequeños (y otros enormes) errores y lo bueno de aquí fue que:
YA ALCANZO TODOS LOS AGUDOS!!!!!!! UJU!!!!!!!!! y no me dolió la garganta, ni la senti forzada... no se de donde salió la voz, pero salió
despues de coro estuve con mis amigos del conser (como los quiero!!!) y pase un excelente rato con ellos (me reí hasta que me canse)... y llegué a mi casa llena de energía positiva y con una enorme paz interior y mucha (mucha) alegría
Así que pues, espero poder compartirla :D

2 comentarios:

ivonne (vakita) dijo...

que monito!!!!!! y no ande corriendo tanto mija!!!!!!! es peligroso!!!!!!! jajajajaja.

Felicidades por tus agudos

Papá dijo...

eh, mocosa...
qué es eso de andar corriendo y poniendo en peligro su vida y la de los demás... quiérase un poco más y cuídese un mucho más, porque esta vida que tanto disfrutas (de lo cual me alegro mucho), es para vivirla, no para desperdiciarla... Por otro lado, me encanta la forma en que celebras cada detalle de tu existencia; no cabe duda que la felicidad no está en cosas complicadas, sino en los pequeños detalles que día a día forjan nuestra vida y que muchos ven como cosas intrascendentes... fruto de la casualidad... pero que a los ojos de la fe, son muestras constantes del amor infinito de Dios.

.

La música es pasión, es vida